PAPEL DE LA UNIÓN EUROPEA EN LA DIPLOMACIA CLIMÁTICA.

La diplomacia climática de la Unión Europea (UE) ha cambiado drásticamente desde principios de la década de 2010. La UE, que antes se basaba en un enfoque de «liderazgo basado en el ejemplo» que se ocupaba principalmente de la proyección exterior de sus políticas internas, adaptó profundamente su estrategia de diplomacia climática entre la COP 15 de Copenhague de 2009 y la COP 21 de París de 2015. Esta estrategia reinventada se consolidó aún más. después de la Conferencia Climática de París. La diplomacia climática rediseñada de la UE se centra en relaciones bilaterales más sólidas (cooperativas y antagónicas) con emisores importantes y una mayor flexibilidad en sus posiciones y acciones. («El giro estratégico de la Unión Europea en la diplomacia climática…»)

Es una creencia generalizada y, a primera vista, plausible que la Unión Europea (UE) es el líder mundial en la lucha contra el peligroso cambio climático global. Desde principios de la década de 1990, la UE se ha comprometido con objetivos unilaterales y relativamente altos de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Además, la UE ha asegurado la implementación del Protocolo de Kioto de 1997, el único marco internacional legalmente vinculante para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Este aspira a demostrar liderazgo en el desarrollo de un nuevo acuerdo global después de 2012.

La influencia de la Unión Europea en la política de Copenhague

Europa está formando su política posterior a Copenhague, con un fuerte énfasis en involucrar a terceros países y adoptar un enfoque más «realista» de la diplomacia climática. Sin embargo, existen diferencias fundamentales entre y dentro de los países europeos sobre cuestiones clave como la transición a un objetivo de reducción de emisiones de la UE del 30 %, el futuro del Protocolo de Kioto, la importancia de un tratado vinculante de la ONU, la combinación adecuada de condicionalidad e incentivos, y el papel, si lo hay, de las medidas de ajuste fronterizo. (“Diplomacia Climática Europea después de Copenhague – E3G”). Estas diferencias políticas surgen de desacuerdos fundamentales sobre objetivos estratégicos y percepciones de la política internacional. La UE no podrá desplegar todo el peso de los recursos comunitarios y de los Estados miembros para apoyar sus intereses colectivos a menos que se implementen nuevos procesos para una alineación estratégica más estrecha. Una alineación más estrecha se basa en tres pilares fundamentales: inteligencia política colectiva mejorada, una estrategia a mediano plazo más clara para alcanzar el objetivo 2c y conversaciones estratégicas más sólidas sobre el cambio climático entre altos funcionarios y políticos europeos, incluidos los ministerios de relaciones exteriores.

Sin embargo, surgieron algunas perspectivas nuevas en el contexto posterior a Copenhague, que enfatizan el supuesto papel de la UE como ‘líder’, un ‘líder-con-mediador’ y prestan cierta atención a sus relaciones bilaterales con las economías emergentes. Sin embargo, la dinámica multipolar de las negociaciones y la implementación del Acuerdo de París requieren un replanteamiento exhaustivo de los análisis académicos de la diplomacia climática de la UE. Es importante destacar que estos deben incluir una perspectiva de análisis de política exterior más allá de la supuesta preferencia multilateral por defecto.

Europa debe manejar cuatro áreas importantes de Diplomacia Climática.

La UE parece estar tan bien preparada como otras grandes potencias para navegar en estas nuevas aguas. Aún así, deberá ser más hábil en la diplomacia climática que la «coalición de baja ambición» para lograr su agenda ambiciosa y positiva.

Las cuatro áreas principales de la diplomacia climática que Europa debe abordar incluyen:

  • Estrategia: Cómo define e integra Europa sus objetivos generales de cambio climático con sus intereses estratégicos más amplios.
  • Compromiso político con terceros países: cómo Europa percibe e influye en los debates sobre el cambio climático en otras partes del mundo.
  • Política hacia el régimen climático internacional: Cómo crea Europa mecanismos efectivos de cooperación internacional sobre el cambio climático tanto dentro como fuera de la CMNUCC.
  • Cooperación climática práctica con terceros países: cómo se organiza Europa para proporcionar apoyo práctico para un desarrollo bajo en carbono y resistente al clima en todo el mundo.

Diplomacia del Pacto Verde Europeo

La reconstrucción de la estrategia de diplomacia climática de Europa debe comenzar con un debate abierto sobre los intereses europeos, lo que puede requerir una realineación interna de esos intereses. Mantener el impulso requerirá la participación entusiasta de nuevos interesados ​​en el debate europeo interno, incluida la comunidad de seguridad nacional. Europa requiere una estrategia política más inteligente, respaldada por una nueva maquinaria diplomática, para influir en otros países y ganar su apoyo para sus posiciones políticas. Los países europeos deben continuar compartiendo las lecciones aprendidas sobre las mejores prácticas en esta área a través del nuevo Servicio Europeo de Acción Exterior, la Red de Diplomacia Verde y otros canales.

Diplomacia del Acuerdo Verde

Uno de los aspectos novedosos de la nueva propuesta de la Comisión Europea para un Green Deal Europeo (EGD) es el establecimiento de una «Diplomacia Green Deal». Si bien esta ambición aún no se ha realizado, la nueva diplomacia propuesta no surge de la nada. La UE ha estado desarrollando diplomacias climáticas y energéticas explícitas desde 2011 y 2015. Como resultado, será fundamental que la diplomacia EGD aprenda de los intentos anteriores de formular e implementar las ambiciones externas de la UE en áreas políticas relacionadas con el Pacto Verde Europeo, ambos éxitos. y fracasos. La ambición de que la UE sea un «líder mundial» al combinar los ambiciosos esfuerzos internos de transición con una «diplomacia de acuerdo verde» más fuerte centrada en convencer y apoyar a otros para que asuman su parte en la promoción de un desarrollo más sostenible ha recibido comparativamente menos atención.

Para la diplomacia climática, las conclusiones periódicas y extensas sobre la extensión de la acción climática ambiciosa a varios actores, enfatizando las sinergias de instrumentos y políticas (por ejemplo, energía, derechos humanos, comercio, seguridad, desarrollo) han proporcionado un marco relativamente sencillo de participación externa. Los objetivos de la diplomacia energética son menos claros, con acciones destinadas principalmente a mejorar la coordinación interna entre los Estados miembros y las instituciones de la UE y ampliar los formatos de diálogo/asociación energética existentes. Como resultado, se requerirán decisiones claras sobre qué objetivos específicos del área de políticas concretas e instrumentos externos se incluirán en la diplomacia de EGD para convertirse en una estrategia de divulgación integral y significativa en lugar de un tigre de papel de ambiciones declaradas para varias áreas de participación externa.

Conclusión

Cuando la UE rediseñó su estrategia climática exterior, cambió la forma en que eligió a sus principales interlocutores e interactuó con ellos en la práctica. La Unión ha pasado de un enfoque singular en el ámbito multilateral y el liderazgo con el ejemplo a lo que se conoce como ‘bilateralismos múltiples’ (MB), que se define como una «estrategia de política exterior que implica el mantenimiento de varias relaciones bilaterales en paralelo como un subconjunto de un entorno de negociación multilateral». Con este cambio, la UE abandonó sus esfuerzos por crear un régimen climático global que refleje su régimen regional y adoptó un enfoque más pragmático, reconociendo que es parte de un contexto global más amplio y maleable en el que las relaciones —cooperativas y confrontativas— entre los principales Los emisores dan forma decisiva a las políticas climáticas multilaterales. Las características clave de la diplomacia climática de la UE rediseñada son una mayor flexibilidad y una inversión más significativa en las múltiples relaciones bilaterales de la UE con otros emisores importantes en paralelo con las negociaciones en curso sobre el régimen climático de la ONU.

VIP EDICIÓN ESPECIAL

PROMUEVA SU EMPRESA INTERNACIONALMENTE EN MAGAZINE MENTALIDAD GLOBAL

PROTOCOLTODAY ACADEMIA DE PROTOCOLO & DIPLOMACIA

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

Redactado por Eric Muhia, estudiante de posgrado en Estudios Internacionales y Diplomacia.

13 de Abril 2022, Kenia 

Photo by Frederic Köberl

Categoría: Diplomacy

Referencia: EM13042022D

“Somos una empresa de desarrollo de capacidades que conecta valores, culturas, organizaciones, individuos y sociedades en todo el mundo”

Entradas recomendadas