RETOS DEL PROTOCOLO EEN EL SIGLO XXI (II)

Continuando con la serie de artículos sobre los retos del protocolo esta vez vamos a presentar el segundo: la escasez de literatura científica. Os dejamos al final de este texto el enlace al artículo anterior por si no lo habéis leído.

ENLACE AL PRIMER ARTÍCULO: https://protocoltoday.nl/es/retos-del-protocolo-en-el-siglo-xxi-i/

SEGUNDO RETO: ESCASEZ DE LITERATURA CIENTÍFICA

Probablemente más de uno habréis pensado, ¿y por qué esto es un hecho negativo? La realidad actual es que el conocimiento en las sociedades modernas se construye a través del método científico. Es la única forma en la que nos aseguramos de que las conclusiones a las que llegamos y los hechos que refutamos puedan ser consideramos objetivos y universales. Es así como ha avanzado la ciencia médica, la psicológica o cualquier otra.

El protocolo es una disciplina eminentemente práctica, por lo que no ha habido nunca una necesidad de hacer su registro y estudio. En la actualidad contamos con muchos manuales de protocolo; pero, el problema es que están escritos desde la experiencia profesional del autor y no desde la objetividad que nos otorga la cientificidad. Por tanto, suponen obras subjetivas e individualistas. No es que lo que dicen sea incorrecto, per se, pero solo representa la parcela de la realidad que ha experimentado el autor.

No obstante, a pesar de lo que pueda parecer, este segundo reto, dentro del protocolo no resulta nuevo. Sierra Sánchez & Sotelo González (2008) llevaron a cabo una investigación sobre el estado del protocolo a nivel jurídico y profesional. Su primera conclusión es que poder estudiar la materia del protocolo es complicado por la escasez de material en el que basarse desde una perspectiva científica y académica. Lo curioso del tema es que los autores citan a López Nieto, el cual, 23 años antes, llegaba a la misma conclusión.

Por otro lado, Álvarez Rodríguez (2008b) hace un estudio de la amplia bibliografía de la disciplina hasta el año 2006 siempre que cumpla dos requisitos: autores españoles y material específico de protocolo y ceremonial. El resultado obtenido fue 170 obras y en su análisis concluyó que había una carencia de títulos cuyos autores estuvieran vinculados a la universidad y que había una casi inexistencia de libros considerados de tipo científico-teórico, lo que deja el resto, es decir, la inmensa mayoría, como bibliografía fruto de la experiencia profesional (o no) del autor.

Más adelante, Ramos Fernández (2014) en un artículo científico hace una reflexión sobre la bibliografía protocolar. Considera que el mercado bibliográfico es mejorable. Afirma que la literatura existente está compuesta en su mayoría por gran cantidad de monografías que tienen carácter de manual práctico o descriptivo de gran variedad de temas, pero que no siempre profundizan en el porqué de sus afirmaciones. Es decir, carecen de carácter científico.

Otro trabajo que va en esta línea argumental es el de Pulido Polo (2015). Hace un análisis de la literatura existente en la disciplina y llega a tres conclusiones:

La primera es la misma a la que, desde 1985, han llegado el resto de los autores: la existencia de escasa literatura científica en torno a la disciplina.

Por otro lado, señala que los trabajos que hay tienen muy poca profundidad a la hora de abordar el objeto de estudio y finalmente, añade que muchos de estos trabajos tienen una baja calidad metodológica, careciendo de diseños metodológicos bien construidos donde se definan los métodos y técnicas científicas empleadas para su desarrollo.

Por tanto, este reto tiene una consecuencia directa y genera una situación grave que amenaza la disciplina y que en más de treinta años no ha evolucionado:  la falta de acuerdo terminológico. Eso quiere decir que cada autor define qué es protocolo y sus elementos de una forma diferente, lo cual dificulta aprender qué es y su desarrollo profesional. Si leemos diez libros de protocolo, encontraremos diez definiciones diferentes de la materia y sus conceptos afines. Eso no puede ser. Necesitamos una unidad de conceptos basada en la cientificidad, porque de ese modo se construirá profesión y ciencia en la misma dirección.  

VIP EDICIÓN ESPECIAL

PROMUEVA SU EMPRESA INTERNACIONALEMENTE EN NUESTRO MAGAZINE MENTALIDAD GLOBAL

PROTOCOLTODAY ACADEMIA DE PROTOCOLO & DIPLOMACIA

BIBLIOGRAFÍA

Álvarez Rodríguez, M. L. (2008). Nociones de protocolo desde la bibliografía de sus autoridades. Revista Latina de Comunicación Social, (63), 165-173. Recuperado de http://www.revistalatinacs.org/_2008/15_08_Vigo/ML_Alvarez_Rodriguez.html

Pulido Polo, M. (2015). Ceremonial y protocolo: métodos y técnicas de investigación científica. Revista de Comunicación Vivat Academia, 65, 1137-1156.

Ramos Fernández, F. (2014). El Protocolo como ciencia propia en el ecosistema de la Comunicación. Espacios posibles para transformar una técnica en una disciplina científica. Estudios sobre el Mensaje Periodístico, 19(2), 1075-1089. https://doi.org/10.5209/rev_ESMP.2013.v19.n2.43489

Sierra Sánchez, J., & Sotelo González, J. (2008). El Estado Actual Del Protocolo a Nivel Jurídico Y Profesional. ICONO 14 – Revista de comunicación y nuevas tecnologias, 11, 41.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

Redacctado por Daniel Delmás, Especialista en Protocolo y Eventos

25 Mayo 2022, Países Bajos

Categoria: Protocolo de Negocios

Referencia: DD25052022PN

Fotografía: Fallon Michael

“Somos una empresa de desarrollo de capacidades que conecta valores, culturas, organizaciones, individuos y sociedades en todo el mundo”

RETOS DEL PROTOCOLO EN EL SIGLO XXI (I)

Como hemos ido viendo en otros artículos El Protocolo en el siglo XXI

y El Origen del Protocolo, el protocolo es una disciplina compleja y muy transversal que tiene desafíos a los que enfrentarse. La literatura científica consultada nos ha dado como resultado que la disciplina tiene cinco restos para el s. XXI. Este será el primer artículo de una serie de cinco donde hablaremos de todos ellos. 

PRIMER RETO: DESCONOCIMIENTO

El primer reto versa sobre el desconocimiento en general que se tiene sobre qué es el protocolo, no solo por el público en general, sino también por los medios de comunicación. Si te dedicas a esta profesión no me cabe duda de que sabes a qué me refiero. Si saliéramos a la calle y preguntáramos a las diez primeras personas que encontráramos si saben qué es el protocolo, probablemente sus respuestas harían referencia a cómo colocar los cubiertos en la mesa o a que eso es cosa de la realeza.

Pero no somos, ni mucho menos, los primeros en afirmar este hecho. Otros profesionales han afirmado antes que la sociedad en general no conoce qué es el protocolo, ya que lo asocia a fastos, gastos innecesarios, comidas, etc. (Fuente Lafuente, 2013, p. 4) Palabras que nos han evocado otros artículos recientes en prensa escrita y digital donde, con el fin de denunciar casos de políticos que consideran han hecho un exceso de gasto, lo titulan asociándolo al protocolo.

Pero imaginemos por un momento que cualquiera de esas personas quisiera profundizar en internet sobre el tema. ¿Qué ocurriría?

En los últimos años ha habido un «esplendor» de los contenidos en protocolo en la red, ya sea en formato web, blog, videoblog, etc. Cualquier persona que quisiera aprender sobre nuestra profesión podría ir a internet y hacer una investigación fácilmente. Por tanto, la pregunta sería, ¿qué se van a encontrar?

María Gómez Requejo colaboradora del proyecto Protocol Bloggers Point (PBP), un espacio dedicado a recoger todos los blogs en diversos idiomas que existen cuya temática es el protocolo, escribía un artículo donde hacía un análisis de este espacio web. Sus conclusiones fueron:

  • El 7,6% de los blogs que se recogen en este espacio podemos considerarlos hechos por investigadores del mundo del protocolo.
  • El perfil de los blogueros es de un 15,8% aficionados y un 84,2% profesionales de todos los ámbitos del sector protocolo/eventos.
  • De estos últimos, los profesionales, solo un pequeño porcentaje son investigadores, y, por tanto, tratan el tema desde una perspectiva científica.
  • El contenido no solo está redactado en español, sino también en inglés. Hay blogueros residentes en 11 países distintos.
  • Las temáticas específicas de los blogs son ocho, pero las principales que recogen la mayoría de los casos son cuatro: comunicación, eventos, protocolo y ceremonial e imagen personal y etiqueta.

A continuación, la autora se centra en las publicaciones que existen alrededor del protocolo con un carácter científico. En este ámbito, se indica que existe una en activo, la Revista de Estudios Institucionales editada por la UNED (en español), y la revista Compé, la cual editó su último número el pasado año 2014.

La segunda parte de este gran desconocimiento sobre el protocolo viene de la mano de los medios de comunicación. Tanto los tradicionales como los digitales.

Carlos Fuente hace una primera aproximación al fenómeno del protocolo en los medios de comunicación. En su opinión, hay una tendencia ha identificar el protocolo y sus actos oficiales en el entorno de la realeza. Esto tiene una consecuencia muy directa, que no es otra que calificarlo de estricto y encorsetado. Fuera del ámbito oficial lo encuadran en los buenos modales y el saber estar (Fuente Lafuente, 2013b, p. 170).

Esta visión que transmiten en general los medios tiene una consecuencia clara: la distorsión social del concepto. El público en general aprende por los medios que la disciplina básicamente es fiestas, montajes innecesarios, etiqueta y otras frivolidades. Por ello, medios y sociedad relacionan protocolo con gastos superfluos. 

Y al respecto de los medios, encontramos un estudio más reciente donde se analiza este aspecto en medios digitales -prensa, radio y televisión- en el periodo comprendido entre 1979 a 2016 (De la Serna Ramos, 2017).

Desde luego, una de las cosas que deja claras desde el principio la investigación es que, aprender qué es el protocolo a partir de los medios de comunicación es imposible. Y que, con la aparición de los medios digitales y las redes sociales, la situación ha empeorado. La asociación del término protocolo viene ligada a temas de indumentaria o de educación social únicamente. La impresión que se tiene es que pareciera que, a los medios no les interesa en absoluto si el uso es correcto o no, puesto que lo que necesitan es un titular que atraiga a los lectores. Decir «el Papa Francisco se ha saltado el protocolo» tiene mucho más gancho para el lector que «el Papa Francisco se ha parado a hablar con un conocido».

En definitiva, que el público no conozca la disciplina es una cosa, que en mayor o menor medida tiene una solución «fácil» con la difusión de conocimiento, pero tener que cambiar y corregir lo que las personas han ido oyendo una y otra vez en medios de comunicación, le da un cariz diferente a una situación de por sí difícil para el protocolo.

A pesar de ello, De las Serna Ramos, en su investigación llega a cuatro conclusiones:

  • No se puede afirmar que siempre se haga un uso incorrecto del término protocolo en medios, puesto que en algunas ocasiones el uso es adecuado y riguroso.
  • En segundo lugar, que, en el caso español, con la llegada de la democracia, la disciplina empieza a encontrar su sitio en los medios relacionado con las autoridades o clase política.
  • Por otro lado, que en los primeros años del s. XXI se detecta un aumento en las incorreciones del uso del término y la disciplina. Éste va ligado a la etiqueta apareciendo en las secciones de sociedad de nuevo.
  • Finalmente, y viendo que la situación es más negativa que positiva, De la Serna Ramos propone una medida encaminada a la mejora de la situación de ésta disciplina en el ámbito de los medios: incluir asignaturas de protocolo en los grados y estudios de periodismo. Actualmente, solo dos universidades que cuentan con los estudios de Periodismo ofrecen esta opción.

Por consiguiente, esta situación es complicada de revertir y supone el primer gran reto que tiene el protocolo en el s. XXI. Hay, sin duda, un gran desconocimiento por parte del púbico en general, y esta situación no parece que vaya a mejorar a tenor de la situación descrita con los medios de comunicación.  

VIP EDICIÓN ESPECIAL

PROMUEVA SU EMPRESA INTERNACIONALMENTE EN MAGAZINE MENTALIDAD GLOBAL

PROTOCOLTODAY ACADEMIA DE PROTOCOLO & DIPLOMACIA

BIBLIOGRAFIA

De la Serna Ramos, M. (2017). Tratamiento del protocolo en los medios de comunicación. Una aproximación. Revista de Estudios Institucionales, IV, 11-26.

Fuente Lafuente, C. (2013a). Los necesarios cambios en el Ceremonial de Estado. Compé. Revista Científica de Comunicación, Protocolo y Eventos, 4-19.

Fuente Lafuente, C. (2013b). Percepción de los medios de comunicación sobre el protocolo. Compé. Revista Científica de Comunicación, Protocolo y Eventos, 1, 156-173.

Gómez Requejo, M. (2017, junio 27). La importancia de los blogs en la divulgación/difusión del protocolo. El caso “Protocol bloggers point”. Revista Estudios Institucionales, 4(6), 117-136. Recuperado de http://revistas.uned.es/index.php/EEII/article/view/18862

Share this article

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

Redactado por Daniel Delmás, Profesional en eventos y protocolo.

15 de Febrero 2022, Países Bajos

Categoria: Protocol 

Referencia: DD15022022P    

“Somos una empresa de desarrollo de capacidades que conecta valores, culturas, organizaciones, individuos y sociedades en todo el mundo”

ORIGEN DEL PROTOCOLO: LA COOPERACIÓN HUMANA

En los artículos anteriores hablábamos de qué es el protocolo (El Protocolo en el siglo XXI) desde un punto de vista científico, y de cómo es la literatura existente alrededor de la disciplina (enlace al artículo). Hoy nos gustaría hablar de otra perspectiva igual de relevante: ¿cuál es el origen del protocolo? 

La primera respuesta que probablemente nos vendrá a la mente como profesionales de la materia será la socialización humana. Al fin y al cabo, es una herramienta empleada en la celebración de los símbolos. Pero a tenor de lo que hemos investigado desde la perspectiva de la sociología o la psicología, entre otras disciplinas, esta sería una respuesta evidente, pero del todo errónea. 

Autores como Ruiz Tafur (2009) desde la perspectiva psicológica, hacen una revisión sobre el fenómeno de la socialización a partir de varios autores como Freud y Piaget entre otros. Sus hallazgos la llevan a sostener que se define como la adquisición de patrones de comportamiento, actitudes y valores que constituyen el sustrato sobre el que se construye la personalidad del ser humano. Por tanto, la socialización nos permitiría explicar cómo se produce la integración de las normas y estándares de la sociedad pero no el proceso de creación de las mismas. Por consiguiente, desde esta perspectiva psicológica el protocolo no proviene del fenómeno de socialización humana.

Si acudimos a ver el proceso de socialización desde la sociológica, se considera que es el proceso por el que una persona se hace miembro funcional de la sociedad, adquiriendo la cultura que le es propia. Es decir, socialización es el proceso de adquisición de una cultura (Lucas Marín, 1986, p. 357). Por tanto, desde esta perspectiva este fenómeno tiene un peso importante debido a que supone un proceso de formación y crecimiento de un individuo, pero no explica tampoco el origen del protocolo. 

Descartada la socialización humana, nos fuimos a investigar la última literatura científica sobre cooperación humana, y es justo en ella donde consideramos que hemos encontrado el origen del protocolo.

Los estudios sostienen que el origen del altruismo o cooperación estaría en lo que se denomina altruismo parental. En otras palabras, es el hecho que se da en las especies animales y humanas donde se experimenta un comportamiento cooperativo con la «familia» más cercana con el objetivo de perpetuar la carga genética. Este tipo de conducta con la evolución de la especie sostiene que acabará formando parte de uno o más genes en el ser humano que se transmitirán de una generación a otra. Resulta cuanto menos curioso que, el origen de la cooperación esté en una actitud egoísta.

Lo que producirá, en un punto u otro, lo que se denomina «altruismo recíproco». Éste supone una predisposición al altruismo no solo hacia la «familia» más cercana, sino a otras personas fuera de este núcleo que serán reconocidos también como altruistas (Silva & Gustavo, 2015, p. 87). Aunque esta es una conducta altruista limitada, puesto que está supeditada a que exista una retribución en un futuro no muy lejano. Llevado al mundo animal podemos poner como ejemplo la llamada de alerta de algunos tipos de aves cuando se acerca un depredador para avisar al resto del grupo.

Es justo en este punto donde se da un primer paso hacia el surgimiento del protocolo, puesto que pasamos al momento en el que el ser humano se da cuenta de que colaborando en grupos -primero con una o dos personas, y luego con grupos más o menos grandes- aumentan sus probabilidades de supervivencia en su entorno. Este hecho, además, supone un punto de inflexión para la humanidad, puesto que será capaz de discriminar entre personas egoístas y altruistas. Esta situación lleva asociada una evolución donde surgirá el concepto de amistad, de cultura, la agresión moral, etc. que funcionarán como elementos que reforzarán, o no, la conducta cooperativa. Además, se desarrollarán también la comunicación y otras habilidades asociadas.

Con este escenario que hemos descrito se dan las condiciones necesarias para que se dé el nacimiento del protocolo. Llegará un momento en el que el ser humano se encuentre en grupos que necesiten dotarse de una serie de reglas que les garanticen la armonía. ¿Quién come la comida más nutritiva? ¿Quiénes serán los recolectores y quiénes los cazadores? ¿Quién duerme en el sitio más seguro? ¿Quién tiene los méritos necesarios para liderar y cuáles son esos parámetros que lo hacen apto para ello? Esta situación es el origen del protocolo bajo nuestro punto de vista. Se crearán poblados, surgen individuos dominantes, coaliciones y jerarquías, se identificarán con símbolos, surgirán dioses que den respuesta y amplíen conceptos elementales muy abstractos… El poder imperante se dará cuenta de que el empleo de los eventos y el protocolo es una potente herramienta de comunicación que les ayuda a mantenerse en el poder y a crear «imagen de marca». 

Además, este origen explicaría porque cada grupo social tiene un tipo de protocolo dependiendo de su cultura. Cada uno de esos grupos que no tenían contacto entre ellos o muy limitado, han desarrollado sus propias reglas de convivencia y mecanismos, por lo tanto, para poder tratar entre ellos y seguir manteniendo una convivencia pacífica han surgido mecanismos que han dado lugar a los que llamamos protocolo internacional y diplomático.

El protocolo, por consiguiente, supone una huida de la anarquía, el caos y la soledad en busca de la seguridad que ofrece un grupo bajo una serie de reglas preestablecidas.

VIP EDICIÓN ESPECIAL

PROMUEVA SU EMPRESA INTERNACIONALMENTE EN MAGAZINE MENTALIDAD GLOBAAL

PROTOCOLTOAY ACADEMIA DE PROTOCOLO & DIPLOMACIA

BIBLIOGRAFIA

Acedo, C., & Gomila, A. (2013). Confianza y cooperatión. Una perspectiva evolutiva. Contrastes. Revista Internacional de Filosofía, 18, 221-238. https://doi.org/10.24310/contrastescontrastes.v0i0.1169

Calvo, P. (2017). Reciprocidad cordial: Bases éticas de la cooperación. Ideas y Valores, 66(165), 85-109. https://doi.org/10.15446/ideasyvalores.v66n165.53225

Lucas Marín, A. (1986). El proceso de socialización: un enfoque sociológico. Revista Española de Pedagogía, 44(173), 357-370.

Ruiz Tafur, P. (2009). La Investigación En El Tema De Socialización. Psicogente, 12(22), 326-340.

Silva, C., & Gustavo, A. (2015). Cooperación humana, reciprocidad y castigo. Un enfoque evolutivo. Revista Colombiana de Filosofía de la Ciencia, 15(30), 81-121.

Share this article

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

Redactado por Daniel DELMÁS, Profesional de eventos y protocolo

27 de Julio 2021, Países Bajos

Categoría: Protocolo de Negocios

Referencia: DD171121PN

“Somos una empresa de desarrollo de capacidades que conecta valores, culturas, organizaciones, individuos y sociedades en todo el mundo”

EL PROTOCOLO EMPRESARIAL

Hoy en día todas las empresas buscan ese elemento diferenciador de sus competidores para de esta manera mejorar su imagen corporativa ante los diferentes grupos de interés o stakeholders.

 Las compañías invierten en I+D+i (Investigación + Desarrollo e innovación) para la mejora constante del producto, pero un plus al servicio, sería el protocolo como un elemento diferenciador, por lo que se explicara, como esta herramienta puede mejorar la imagen corporativa.

Dentro de la comunicación corporativa todo comunica y la imagen que proyectamos como empresa también. Por ello surge la pregunta ¿Qué es la imagen corporativa?

La imagen corporativa es lo que la empresa dice + lo que la empresa hace, esto es la imagen.

Tener una imagen positiva ayuda en:

  • Obtener el respeto y aceptación del público.
  • Potenciar la imagen de la marca.

¿Cómo puede ayudar el Protocolo Empresarial a nuestra imagen corporativa?

Para poder responder a esta pregunta es importante saber algunos conceptos claves.

El protocolo es el conjunto de normas establecidas por ley o tradición, usos y costumbres para la realización de un determinado acto oficial y actos no oficiales. Dentro del protocolo podemos encontrar el protocolo oficial, protocolo militar, protocolo religioso, protocolo universitario, protocolo deportivo entre otros, pero también existe el protocolo empresarial y es aquel que se desarrolla dentro de las corporaciones. Por lo que el protocolo no solo se enmarca dentro de lo palatino (propio de los palacios) si no que puede ser una herramienta diferencial de la imagen corporativa. Es importante entonces entender que esta disciplina es una herramienta más en la comunicación al servicio de la empresa.

El buen protocolo transmite mensajes y demuestra hacia afuera que internamente la empresa o casa está en orden. Por lo que el protocolo en el ámbito empresarial se ha vuelto una necesidad. Es una herramienta para llegar a la excelencia.

Protocolo en la empresa es:

  • La cortesía;
  • El cuidado por la imagen de la empresa y su personal;
  • Los discursos;
  • Diseño de espacios y escenarios en eventos y reuniones;
  • Cuidado de los invitados;
  • Organización de eventos de manera integral;

 Es importante desarrollar un manual interno de protocolo, el cual incluya normas y recomendaciones, para la elaboración de actos, así como aspectos de carácter más social, tales como la imagen personal.

En los actos de la empresa es importante protocolizar los eventos para de esta manera dar un realce a la imagen corporativa y verlo como un elemento diferenciador en la comunicación corporativa. Los eventos que se pueden organizar, son eventos corporativos (reuniones de trabajo, firma de convenios, junta general de accionistas, entrega de premios), así también  los  eventos comerciales (ferias, congresos, presentaciones) , otros eventos (colocación de la primera piedra, visita de obra, inauguraciones y descubrimiento de placas conmemorativas); eventos externos, con repercusión social organizado regularmente por terceros ( patrocinio de actos) con lo que se potencia la imagen de la empresa.

Los actos bien gestionados, ayudaran a potenciar la imagen de la empresa.

 Las partes del acto protocolario en eventos de empresa son los siguientes:

  • Símbolos corporativos, como el logo de la empresa el cual deberá estar presente en la bandera institucional, que llevará los colores de la empresa, las invitaciones, banner publicitario del acto, etc. Hay que resaltar que el logo de la empresa debe estar en los puntos de fotografía como la mesa de presidencia.
  • El anfitrión y la Presidencia, el anfitrión es la persona que motiva el acto, tiene gran responsabilidad en la toma de decisiones. Es la imagen y representa a la empresa en el acto.
  • Los invitados, se tiene que establecer una lista de invitados, con su respectivo tratamiento. Se tiene que ordenar a esos invitados (autoridades, invitados de honor, invitados especiales, colaboradores, clientes, patrocinadores, invitados generales y los consortes)
  • La recepción de invitados, definir quien recibe, desde donde recibe.
  • Las precedencias y tratamientos.
  • Sala VIP, es una zona exclusiva, un área cómoda, con baño privado, bebidas y comidas. Es una sala de espera hasta que comience el evento.
  • Los discursos, cuentan con una formula particular para cada tipo de evento, por lo que el jefe del gabinete de protocolo será el que de la pauta.
  • Accesos y seguridad del evento.
  • Acreditaciones.
  • Los regalos institucionales o los regalos corporativos, ayudan a generar buenas relaciones institucionales y van de la mano con la cortesía que se ve impresa en estos detalles, los cuales irán alineados a la política de la empresa y detallados en un catálogo de regalos corporativos, el cual tendrá niveles para los diferentes públicos (socios, proveedores, visitantes, etc.), esto nos ayudar a saber que regalar y cuando regalar.
  • El libro de honor, es un libro cuyo fin es que todas las personalidades e invitados de honor, que asisten a los actos organizados por la compañía puedan firmarlo. Confeccionado de un material que lo realce y adorne con una portada en relieve de plata por ejemplo y debe contar con el logo de la empresa.
  • La despida en los actos también tiene un protocolo a seguir, siendo la autoridad más importante la que abandona primero el acto y será acompañado por quien lo recibió de parte de la compañía, generando una sensación en el visitante de haber sido atendido en todo momento, tanto en llegada como en la despedida.

Finalmente es bueno realizar una medición del impacto y resultados. Se tienen que organizar eventos a medida, siendo creativos impactantes y con contenido, generando un recuerdo memorable.

Share this article

Redactado por: Jorge PRADO, Máster en relaciones públicas, eventos y protocolo, experto en comunicación corporativa. 

19 de Septiembre 2021, PERU

Categoría: Protocolo

Referencia: JP190921PE

ProtocolToday is an expert organization, Founded by professionals with years of experience in Cultural Intelligence and Soft Diplomacy. They offer well-researched training programs to help you prepare for the international presence. Enhance your abilities to dine, converse, and present at an international stage.

Become discreet and make your mark!